Jornadas como la del sábado 30 de abril quedan grabadas para siempre. Gracias a la gente de Reconstruyamos Dolores, fuimos testigos privilegiados del fruto de la unión y la generosidad de los habitantes de esa ciudad. Llevamos muchas manos pero faltan muchas más. 

 

 Ver fotos